Qué ofrecemos

En nuestra escuela disponemos de ambientes preparados que reproducen la vida natural, que son armoniosos, bellos, relajados, libres y ordenados. Que invitan al niño a explorar y a SER para que logre desplegar y desarrollar todo su potencial. Además, estos ambientes preparados permitirán que las relaciones interpersonales estén basadas en el respeto, la cortesía y el amor. Esto les ayudará a crecer experimentando la vida y la escuela, lo que les dará una mayor conciencia ciudadana y un sentido de la responsabilidad y el respeto hacia uno mismo y hacia los demás.

Los niños serán acompañados por personal cualificado con una comprensión amplia del método, con un profundo conocimiento de las necesidades del niño y una enorme calidad humana unida a la habilidad de permanecer en un segundo plano y otorgar el verdadero protagonismo al niño.

Montessori Ronda y Serranía

Ambiente preparado

El ambiente preparado se refiere a un ambiente organizado cuidadosamente para el niño, más específicamente, para fomentar y garantizarle un mejor aprendizaje y crecimiento. En él se desarrollan los aspectos sociales, emocionales e intelectuales y también responde a la necesidad de orden y seguridad. El diseño de estos ambientes se basa en los principios de belleza y orden. Son espacios luminosos, cálidos, amplios, abiertos, ordenados, estéticos, simples y reales., donde cada elemento tiene su razón de ser y promueve el desarrollo del niño. Cuando habla de amor se refiere al respeto, a la libertad responsable y con límites, a la confianza, a valorar al niño, a la paciencia y a conocer sus necesidades. Se trata de ofrecer al niño la posibilidad de conocerse y proporcionarle los medios para ello. 

En este ambiente calmado y ordenado hay a su vez mucho movimiento y actividad, donde los niños son totalmente libres de elegir y trabajar a su propio ritmo. Así pues, el propio ambiente y las guías conducen al niño al desarrollo de la habilidad de conjugar la libertad y la autodisciplina.

En estos ambientes se combinan niños de diferentes edades, consiguiendo que se apoyen los unos a los otros sin importar el nivel académico.

Al crear un vínculo entre niños, padres y guías, María Montessori buscó crear una comunidad muy unida. En esta comunidad los niños aprenden a compartir, a cuidar de los niños más pequeños, a  aprender de las personas mayores y a confiar en los demás.

Montessori Ronda y Serranía Children´s House

Educación en Valores

La educación en valores constituye una responsabilidad de toda la comunidad educativa, representa una perspectiva crítica de la realidad que está vigente y que afecta a toda la sociedad. La educación en valores surge del verdadero compromiso personal, estos no pueden ser transmitidos sino que se vivencian en el día a día en las relaciones con los demás.

María Montessori tenía una conciencia social importante, enfatizando las repercusiones que las condiciones de vida tienen sobre la sociedad.

En nuestros ambientes, los valores que contemplamos en nuestro ideario de escuela, están  muy presentes:

El amor hacia los demás y hacia la vida misma como un sentimiento puro y cálido que engrandece al hombre y lo prepara para una vida en comunidad plena. Una vida en la que el respeto hacía uno mismo, hacia las demás personas y seres de la naturaleza, hacia nuestro ambiente, ya sea  dentro del salón o en nuestros espacios naturales, está integrado en cada uno de los momentos del día, despertando así una conciencia ecológica que fomenta el cuidado ante cualquier tipo de contaminación.

El valor de cada ser es único e inigualable. Sentimos que cada uno debe tener conciencia de su propio ser y trabajar en consonancia y con coherencia para poder desplegarse y desarrollar todo su potencial dentro de nuestros ambientes. Sin olvidar que trabajamos siempre para el bien común y en cooperación, de una manera humilde y servicial pero teniendo muy presente la dignidad e integridad de todas y cada una de las personas que participan de nuestro proyecto.

Otro de los valores que profesamos en nuestro proyecto, es promover la autonomía según las posibilidades y capacidades de cada uno, teniéndolo como un valor y evitando toda intervención innecesaria que limite o frene el desarrollo personal de los niños desde sus primeros años de vida. Esto aportará la seguridad y la confianza necesarias en uno mismo para avanzar con paso firme en el desarrollo como persona, apostando siempre por la emoción que despierta cada nuevo logro, cada descubrimiento. Es por ello que siempre estamos abiertos a la exploración y a la experimentación que  nacen en un ambiente que valora la actitud creativa de todos sus miembros, que promueve el libre pensamiento y fomenta la creación personal dando libertad y valor a nuevas formas de expresión.

Todo ello en un ambiente de igualdad en el que ni la edad, ni el sexo ni la procedencia cultural de cada uno suponen prejuicios ni condiciones, sino que vienen a enriquecer un ambiente que se caracteriza por su multiculturalidad y por la riqueza personal de todos y cada uno de sus miembros. 

El modelo de las personas guías está encaminado al cuidado y el modelaje de los valores de nuestra escuela tanto en los niños como en las familias que forman parte de la Comunidad educativa, pues es importante la coherencia e interiorización de unos valores universales de convivencia y respeto para las personas que forman parte de nuestro proyecto.

Pensamos que nuestro trabajo diario repercutirá de una forma positiva y con un profundo calado en las personas de nuestro entorno más cercano.